Lo estás petando en Instagram, quizá también en Facebook, te cuesta lo tuyo en Linkedin y, Twitter, mejor que lo dejemos. Llevas las redes sociales bien o muy bien. Pero cuando se trata de hacer las cosas de verdad…