fbpx
Seleccionar página
Hacer marca en el mundo del vino y el enoturismo significa estar atentos a las grandes regiones donde hace siglos que se practica.

Inevitablemente, implica analizar la Champagne con detalle y si puede ser sobre el terreno. No nos lo hemos pensado dos veces para desplazarse a ellos.

Este artículo expone el último viaje de DeMomentSomTres junto con Montse Bas, la actual decana del Colegio de Ingenieros Técnicos Agrícolas en Cataluña y consultora agrícola de la industria vitivinícola y Oriol Pons, gerente del grupo enoturístico Grup Cal Jafra. Con ello hemos querido tener una visión completa de la zona geográfica, DO y destino turístico por excelencia. Y la hemos analizado desde nuestro punto de vista: el valor de la marca.

Cuando branding se llama Champagne 1

Champagne, un producto a partir de la cuarta dimensión.

Si hacemos caso a la teoría del Marketing tradicional y las dimensiones de producto, veremos que el Champagne cumple con todas las condiciones para ser trabajado desde la cuarta dimensión en cuanto a la diferenciación.

Es decir, se trata de un vino espumoso embotellado en una zona geográfica concreta con unas normas de producción estrictas, pero que lo que contiene es mucho más que la cantidad de líquido que contiene la botella.

Un recordatorio sobre la teoría de productos de Levitt

La primera dimensión es el aspecto más fundamental del producto. Es lo que podríamos llamar como beneficio sustancial, que es aquel servicio o beneficio que realmente le interesa adquirir a un cliente.

En el caso que nos ocupa, la bebida alcohólica.

En la segunda dimensión la empresa tiene que convertir este beneficio sustancial en un producto genérico, es decir, en una versión básica del producto.

Bebida alcohólica embotellada.

La tercera dimensión es el producto esperado que es el conjunto de atributos y condiciones que los compradores habitualmente esperan y con los que están de acuerdo cuando compran el producto.

Vino espumoso de calidad.

La cuarta dimensión es lo que se llama el producto incrementado o aumentado, que es aquel que incorpora una serie de servicios y beneficios que distinguen la oferta de una empresa de la de sus competidores. Entre estas se encuentra el poder de la Marca del producto.

En la actualidad, la ventaja competitiva se centra en esta dimensión de producto incrementado. Según Theodore Levitt en Harvard Business Review: «la nueva ventaja competitiva no está en el que las empresas producen en sus fábricas, sino en el que se añaden a su producción en la forma de envase, servicios, publicidad, consejos a consumidores, condiciones financieras, acuerdos sobre la entrega, almacenamiento y otras cosas que las personas valoran».

Champagne, un vino espumoso exclusivo con D.O. e historia inigualable.

La quinta dimensión es lo que se llama el producto potencial, es decir, todos los aumentos y transformaciones que este producto debería en última instancia incorporar en el futuro.

Lujo aspiracional

El lujo, el valor diferencial

El lujo, marcado por los precios elevados, pero también por la historia y el talante de las bodegas es el gran valor diferencial.

Las grandes casas de la Champagne están marcadas por su relación con la nobleza europea y burguesía adinerada. Así, el elemento aspiracional es inherente al producto. Además, el discurso se repite con diferentes formatos en todas las bodegas, oficinas de turismo y agentes turísticos. La coherencia de la narrativa no admite fisuras.

La producción limitada de botellas cada año basada en una política férrea de límite de cosecha de uva por hectárea, unas normas claras y estrictas de producción en la DO que además permite tener un escalonado de calidad, hace que se mantenga la mística del producto año tras año.

Competir contra el Champagne, un error?

Prosseco, Cava … no dejan de ser sellos de vinos espumosos que quieren competir por el mismo segmento de cliente. Ya adelantamos que por error, según las conclusiones donde llegamos después de varias catas y botellas en nuestro viaje.

Cava es una DO no geográfica, una anomalía a la hora de entender un sello de producto en el mundo de los vinos. Con tantas particularidades como bodegas elaboradoras hay. Pero con un gran potencial en la época de la sostenibilidad y producto con sellos ecológicos y biodinámicos. Eso sí, el reto, conseguir una marca tan redonda y identificable como es el Champagne.

Para los futuros interesados en visitar la Champagne

Nuestro itinerario ha comenzado en París vía Orly, el aeropuerto al sur de la capital. Nos hemos alojado en el 11ème arrondissement, cerca de Nation. Una zona que hierve de bares de vinos con propuestas innovadoras. Nos hemos quedado con más ganas de Vinos Oranges.

En la Champagne, en total, hemos estado tres días. Hemos visitado grandes Maisons de Champagne como Moët et Chandon y Taittinger. También pequeños vinyerons como Tixier et fils. Hemos hecho catas a Mailly y probado varias gamas compradas en tiendas y bodegas de Épernay y Reims.

Imprescindible la zona de Grands Crus, en especial entre Mailly y Verzenay, donde se encuentran también algunas pequeñas bodegas de agricultura biodinámica, que sólo representan un 0,5% del total de la Champagne.

Anna Mata

Directora editorial at DeMomentSomTres
Me n'encarrego d'elaborar un discurs que sigui coherent en tots formats. I faig de pont entre la tecnologia i els humans.
Anna Mata

Latest posts by Anna Mata (see all)